Tuppers, tápers, fiambreras o simplemente portacomidas, ¿así deben ser!

1.691
Interacciones
Así deben ser los portacomidas adecuados para transportar tu comida a donde quieras.

Fíjate en las indicaciones y marcaciones

Estarás más tranquilo si revisas la parte de abajo de los portacomidas y compruebas los símbolos que están impresos, porque estos símbolos nos indican sus usos posibles y si son realmente aptos para alimentos. Además, si se pueden lavar en el lavavajillas o para ser utilizados en el microondas.

El triángulo te informa si es el apropiado

Existe un código numérico dentro de un triángulo formado por flechas, y su objetivo es  conocer el tipo de plástico en el que están fabricados los envases. Lo más importantes es saber que los más peligrosos son los números 3 (cloruro de polivinilo o PVC) o 6 (poliestireno o PS), porque actualmente están vedados al uso para bebés, pero que por seguridad no deberían ser utilizados tampoco por adultos.

Tuppers, tápers, fiambreras o simplemente portacomidas, ¿así deben ser!
Shutterstock

Vidrio o plástico, elige la mejor opción 

Los portacomidas de vidrio son perfectos porque son más eficaces para calentar los alimentos. Además, resultan más cómodos para comer en ellos directamente, no transmiten sustancias a la comida y no se deterioran por el uso. Aunque debes tener cuidado al transportarlos para evitar accidentes.

Tapas herméticas y con seguro

No solo te darán la certeza de que sufras un accidente evitando que se salgan los alimentos, sino que también evitarán el ingreso de aire que puedan descomponer la comida en poco tiempo. Lo más recomendable es un portacomidas que tenga una tapa de cierre con seguro, pero no olvides retirar este seguro al calentar en un microondas, para que la acumulación de gases generen un percance.

 

1.691
Interacciones